viernes, 5 de diciembre de 2008

A mi pequeño.

Me engaño pensando que la claridad me asegura la visión, pero es en la oscuridad donde aparece la luz. No quiero saberte. Quiero descubrirte, conocerte, y entre la bruma, adivinarte.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

tu oscuridad me ilumina como el crepusculo que anucia las tinieblas que preceden, tras la larga noche, a la irrupcion del nuevo amanecer

ian dijo...

desde el lado oscuro un fuerte abrazo y gracias con el corazón, la opresión que elmundo ha hecho de esta división, luz oscuridad no es lo natural ya que en lo natural no hay diferencia entre ambos son solo diferentes grados de una misma cosa....me alegra saberte "viva"
ian

Val dijo...

Ian, sin una no existe la otra, como dices, yo también creo que son la misma cosa.
Gracias por asomarte a mis sueños.